Categorías
Anécdotas Artículos Aviación militar

SAR, el ejercicio que se volvió realidad.

Imagen 1. Martillos 623 y 626 en vuelo de formación.

SAR

Búsqueda y rescate, búsqueda y salvamento, o SAR (Search and Rescue) por sus siglas en inglés, es una operación llevada a cabo por servicios de emergencia, civiles o militares, para encontrar a una o varias personas que se cree que están perdidos, enfermos, o heridos en áreas lejanas, remotas o poco accesibles. Una operación de búsqueda y rescate militar se realiza durante el combate y se denomina búsqueda y rescate de combate o CSAR (Combat Search and Rescue).

En nuestro país la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) tiene la responsabilidad, por ley, del servicio SAR en todo el territorio nacional y aguas jurisdiccionales, en coordinación con el Escalón Superior que a su vez es alertado por la Autoridad de Aviación Civil (AAC), el Comité de Emergencia Nacional (COEN) u otras organizaciones o personas, tomando extremo protagonismo en cuanto a la búsqueda de aeronaves accidentadas y sus víctimas se refiere. Todo esto amparado en el Reglamento para el servicio de Búsqueda y Salvamento.

Imagen 2. Secuencia de una operación SAR.

ELT

El ELT (Emergency Locator Transmitter ) o radiobaliza de emergencia es un aparato transmisor de radio utilizado en situaciones de emergencia para facilitar la localización de un barco, un avión o una persona.

Para el caso específico de la aviación el equipo puede variar en tamaño y peso, siendo la mayoría de colores brillantes (rojo, amarillo, naranja), resistentes al agua, midiendo unos 30 cm de ancho, y pesando de 2 a 5 libras.  Su diseño le permite operar en condiciones de temperatura severas (-40º a 40º C) y transmitir una señal de emergencia como mínimo por 48 horas. Algunos ELT para aeronaves comerciales son mucho mas grandes y tienen mejor capacidad de resistencia al calor, presión y pueden transmitir la señal de emergencia por mucho mas tiempo.

Entre algunas de las características de los equipos ELT aeronáuticos podemos mencionar:

  • Los ELT actuales transmiten entre las frecuencias 406 Mhz a 406.1 Mhz para que su señal sea detectada y triangulada por la constelación de satélites COSPAS-SARSAT.
  • Todos los ELT transmiten en la frecuencia 121.50 Mhz la cual puede ser escuchada por la torre de control, aeronaves y centros de detección.
  • Equipos antiguos (fuera de fabricación) también transmiten en la frecuencia 40.15 Mhz.
  • ELT militares transmiten también en la frecuencia 243.00 Mhz.
  • La vida de la batería debe ser como mínimo de 40 horas a -40 C.
  • Se pueden activar manualmente, de forma automática al sufrir una fuerte desaceleración o al ser sumergido en agua.
Imagen 3. ELT EBC 502

El proceso de rescate (puede variar de país en país):

1.- Cuando se activa la señal de 406 Mhz los satélites COSPAS-SARSAT localizan la posición de la fuente de señal socorro y transmite la información a la estación de tierra.  Asimismo se transmite una señal continua en 121.50 Mhz que puede ser escuchada por receptores VHF, mientras mas fuerte sea la señal, mas cerca del ELT activado.

2.- La estación terrestre recibe la señal y la transmite al Centro de Control. En algunos casos el operador de radio que escucha la señal reporta que se ha activado un ELT.

3.- El Centro de Control triangula la ubicación, completa la información y genera un mensaje de alerta. Este mensaje se transmite al Centro de Coordinación de Salvamento en cuya área se encuentra la señal.

4.- El mensaje de alerta de una aeronave siniestrada o en peligro, son recibidas por el Centro de Salvamento que coordinan los recursos disponibles para las operaciones de búsqueda y rescate.

5.- Se envía la misión SAR para localizar a las victimas de accidentes.

Por la magnitud de personal y medios empleados al activarse un ELT, es de vital importancia tener un cuidado extremo cuando se manipula dicho equipo durante su instalación, mantenimiento o demostración al personal involucrado en adiestramiento aeronáutico.

Imagen 4. ELT RESCU 406 SE, utilizado en aeronaves comerciales

Martillo 623, el ejercicio que se volvió realidad

En la mañana del da miércoles 06 de marzo de 1996, todo estaba listo para realizar un ejercicio CSAR en el sector oeste del aeropuerto internacional El Salvador, para lo cual se habían dispuesto de seis aeronaves de la Fuerza Aérea (entre aviones y helicópteros), sus tripulaciones y la participación de dos instructores norteamericanos de la USAF. Básicamente se simularía el derribo de una aeronave en zona de combate y el posterior rescate de su tripulación, implementando las técnicas de Búsqueda por parte de las aeronaves O-2 (que despegarían primero), Rescate por parte de los helicópteros UH-1H y Apoyo Aéreo Estrecho por parte de los A-37B.

Al finalizar el ejercicio, cada una de las aeronaves inició su retorno a tierra, para que las tripulaciones hicieran evaluación de las técnicas aplicadas durante el simulacro. Siendo tal la sorpresa y la incertidumbre de los tripulantes del primer Martillo, al haber perdido la comunicación con el O-2 FAS 623 y que éste no había aterrizado cuando ellos llegaron a la Rampa Militar. Inmediatamente se comunicaron con las tripulaciones de los A-37B que se habían quedado realizando maniobras de aire y estaban de regreso, cuando uno de ellos informó que escuchaba una débil señal ELT a aproximadamente 25 Millas Náuticas a una altitud de 10,000 pies, pero no le era posible regresar al área para iniciar una búsqueda por bajo combustible.
Inmediatamente los helicópteros se dirigieron al sector en donde se haba reportado la señal, pero la densa vegetación y la orografía del terreno del lado sur de la cordillera del bálsamo complicaron la búsqueda, por lo que se les unieron nuevamente otras aeronaves O-2 en una misión de vuelo que pasó de ser un ejercicio a una Búsqueda y Rescate real.

Aproximadamente a las 1400 horas, cuatro horas después de la pérdida de comunicaciones fueron encontrados los restos del Martillo FAS 623 en el fondo de una quebrada, en el área general de Chiltiupan. En este fatídico accidente, lastimosamente falleció el Subteniente PA Ricardo Alfredo Bonilla Chavez (piloto), Subteniente PA Edwin Antonio Pineda Alvarez (copiloto) y el Capt. Mark Todd (piloto e instructor de la USAF).

La ubicación de la aeronave y rescate de las victimas fue posible por la aplicación de las técnicas de SAR, el apoyo de las Unidades Militares cercanas y la oportuna operación del ELT instalado en la aeronave siniestrada. 23 años han pasado desde el día del accidente… En paz descansen.

* * *

El O-2A FAS 623 (serie 68-6890), entregado a la FAS el 12 de abril de 1987, procedente de Howard AFB, Panamá; contaba con un ELT de 1.8 libras de peso, diseñado para poder distinguir entre una desaceleración por impacto o un hard landing, se activó cuando su acelerómetro interno registró mas de 5+ gravedades positivas y comenzó a transmitir la señal de emergencia en la frecuencia 121.50 Mhz y 243.00 Mhz teniendo una batería con capacidad de operar 8 días a 20º C o 3 días a -30º C.

Puedes encontrar el relato completo de esta historia en el libro: HISTORIA CON ALAS DE METAL (1986 2013) Marco Antonio Argumedo Najarro (2016) ISBN: 978-99961-0-625-5.

Mario A._

Imagen 1. Estudio Canossa.
Imagen 2, 3 y 4 de libre circulación en internet.
Video: AP 1996

Deja una respuesta