Categorías
Anécdotas Artículos Aviación militar

La caída del Centella.

FAS 251 LC

El atardecer del martes 09 de julio del 2002 reunía todas las condiciones para presagiar una noche tranquila en la BACOM (Base Aérea Comalapa); después de realizar las labores normales que exige el servicio, me encontraba a eso de las 2100 horas en la sala de estudio preparando la misión de vuelo del día siguiente, disfrutando del peculiar sonido de la lluvia al golpear el techo del hangar.  En un abrir y cerrar de ojos, la calma fue interrumpida por el destello de un rayo y el inmediato sonido de un relámpago que de seguro había impactado dentro de las instalaciones, ocasionando un corte de la energía eléctrica.

Con la iluminación de las lámparas de emergencia, decidí esperar el restablecimiento de la electricidad para continuar con la planificación del vuelo, sin imaginarme lo que ese lapso de semi oscuridad traerían consigo.  Pasaron al rededor de cinco minutos, cuando se escuchó por la red de emergencia un mensaje desde el Centro de Control Radar, informando al Jefe de Servicio del siguiente mensaje:

– “Júpiter, Júpiter, de Planeta… Júpiter, Júpiter, de Planeta…

– Adelante…

– Para informarle que hemos perdido contacto radar con el Centella 251.

– REPITA!

– Hemos perdido contacto radar con el Centella 251.

– P… EN CAMINO!!!”

Debo confesar que al principio no relacioné el mensaje, pero me levante con exabrupto cuando recordé que un helicóptero B-412 «Centella» había salido esa tarde de Ilopango, para cumplir una una misión humanitaria en Guatemala.  De inmediato me dirigí al Centro de Operaciones, acción que coincidió con el restablecimiento de la energía eléctrica.  Una vez ahí, desarrollamos los protocolos de comunicación con las agencias de control, Unidades Militares y delegaciones de la PNC en la zona por donde el helicóptero había desaparecido de la pantalla del radar.  Mientras la lluvia no cesaba, la incertidumbre empezó poco a poco a apoderarse del personal de servicio; pasaron casi 45 minutos desde la llamada inicial hasta que finalmente se recibió la noticia que paralizó completamente a todos los presentes: El Bell 412 «Centella 251» se había accidentado en el área general del Cantón “Tres Ceibas”, Sonsonate.

En total fueron siete las personas fallecidas, tres civiles: un ex piloto de la FAS, su esposa y su hijo quienes eran transportados a El Salvador junto al cadáver de su hija fallecida en un asalto en Guatemala y cuatro militares: Piloto, Copiloto, Aerotécnico y un Enfermero.

Descansen en Paz:

Tcnel. PA DEM Hugo Orestes Vásquez Peñate (Tucán).

Tte. PA Fredy Geovanni Diaz Carias (Taz).

Aerotécnico Rolando Armando Farfán Reyes.

Cabo Enfermero José Manuel Trinidad.

Capitán PA (R) Eduardo Antonio Coto Ugarte.

Maritza Guerra de Coto.

Eduardo Antonio Coto Guerra.

Daniela Maritza Coto Guerra (fallecida en un asalto en Guatemala).

FAS 251 MA
Bell-412EP FAS 251, ex N9185Y c/n 36284

A pesar de no ser la primera vez que vivía una situación similar, fue muy triste por la huella que algunos de ellos dejaron en mi formación como persona y como militar… Vuelen alto compañeros!

Texto original: B7 vía Mario A.

Imagen 1: Bell-412 FAS 251 en vuelo por Lucca Canossa.

Imagen 2: Bell-412 N9185Y antes de ser entregado a la FAS por Cnel. PA DEM Milton Antonio Andrade (QEPD) vía Milton Andrade (h).

Deja una respuesta