El último vuelo del “Águila”.

_DSC0346

          Después de colocar en “off” el interruptor de las baterías del FAS 436 y frunciendo el ceño por los rayos del sol que golpeaban mi rostro, tuve tiempo de pensar…

        Pensé en aquella mañana del 14 de noviembre hace muchos años atrás, en la que mi Instructor de Vuelo confió en que su enseñanza había sido asimilada a tal grado de dejarme volar solo por primera vez en el Rallye FAS 63.  Sin duda alguna un momento de tensión, a pesar de no ser el primero ni el último alumno al que dejaría alzar vuelo y aterrizar una aeronave sin su asistencia.  La matemática nos enseña que la distancia más cercana entre dos puntos es la línea recta, aunque para mi instructor esta distancia no era muy divertida, por tanto en muchas ocasiones llegábamos a nuestro destino siguiendo el cauce de los ríos, líneas férreas, calles, en fin una ruta muy diferente a cualquier figura geométrica.

        Me tome el tiempo de pensar, que años después sería él mismo, quién con su firma estaría aprobando mi chequeo como Instructor de vuelo en T-35 “Pillán”; claro, después de efectuar una rutina acrobática sobre el eje de la pista 33.  “Al pillán hay que respetarlo”, me decía, “vamos a platicar cuando lo saque en la 08 – 26 aterrizando 33”… Y vaya que platicamos de eso tres días después.

        Recordé también aquel último vuelo que tuvimos la oportunidad de hacer, fue en el FAS 73 durante la presentación en el show aéreo Ilopango 2013. “No vamos a bajar tanto para que no nos regañen dijo”.  Y en efecto… solo lo dijo!

Tcnel. Corleto 73

        En una de esas pláticas de pasillo, una vez le pregunté cuántas horas de vuelo tenía, a lo que me respondió que no me podía dar un número exacto, “porque desde que llenó la tercera bitácora dejó de llevar el control”.  Y qué necesidad tenía? En promedio 35,000 horas de vuelo, 50 años volando, certificado para 55 aeronaves (entre aviones y helicópteros), piloto militar, piloto civil, veterano de dos guerras, instructor de instructores, patriota, pero sobre todo una persona de carácter noble y amplio sentido humano, ahora volando eternamente junto al creador.  Tcnel. PA José Roberto Corleto Andrade “Aguila”, mi Coronel, realizamos el último vuelo juntos, solo que esta vez tuve que comandar la “missing man formation”, la formación “Águila” en su honor, sobrevolamos su pueblo natal (Ciudad de Sonsonate), lugar donde finalmente descansarán sus restos.  Pero su legado para la aviación militar, perdurará a través de los años, perdurará a través de las generaciones que volamos con usted.

 Missing man

        Pude haber continuado recordando otras cosas, pero la voz de mi copiloto interrumpe mi concentración:

… – Todo bien?

- Si todo bien… Hasta pronto “Aguila”… ha sido un honor liderar este vuelo.

 B7._

____________

Imágenes del show aéreo Ilopango 2013 proporcionadas en tamaños original por Ladislao Leiva, prohibida su reproducción.

Imágen del sobrevuelo en Sonsonate el día 04OCT2014 proporcionada por el Cap. PA J.A.B.O. prohibida su reproducción.

Texto original B7, vía Mario A.