Aeropuerto Internacional El Salvador (AIES), único certificado en C.A.

Foto archivo EDH

» El certificado bajará los costos de seguros por operar en el país y podría atraer a nuevas aerolíneas.

El Aeropuerto Internacional El Salvador (AIES), en Comalapa, es a partir de este mes el primero y único aeródromo certificado como el más seguro en Centroamérica, según el reconocimiento entregado por la Autoridad de Aviación Civil (AAC), que cuenta con el respaldo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de Naciones Unidas.

La certificación significa que se han reducido al mínimo los riesgos de que ocurra un accidente de aviación en el espacio aéreo y sobre la pista del aeródromo, aseguró el jefe de la unidad de seguridad operacional de la terminal aérea, Rubén Yazbek.

“Esto nos permitió trascender a la parte del certificado de operador de aeródromo (…) y una vez habiendo superado todas las deficiencias de seguridad operacional que se nos habían señalado, nos hacemos acreedores a nuestro certificado”, destacó.

El proceso de certificación fue iniciado por la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) en mayo de 2006 y concluidas, sus cuatro fases, en noviembre recién pasado, por lo que el certificado fue entregado el 18 de diciembre corriente.

Entre las deficiencias por las que la AAC había retardado la entrega de la certificación, Yazbek enumeró la inexistencia de un sistema moderno y altamente tecnificado de luces y letreros, la falta de capacitación en el extranjero de los bomberos para combatir incendios originados por combustible a presión, la ausencia de una unidad médica en el aeropuerto, así como la falta de una unidad de control de la fauna alada y rastrera y la ausencia de seguridad operacional debidamente preparada para atender toda clase de emergencias que puedan originarse por algún accidente de aeronaves, recordó.

“Con todo eso nosotros nos hicimos acreedores del certificado de operador de aeródromo por cinco años, el primero y único aeropuerto certificado en Centroamérica”, dijo.

Ahora comienza un nuevo esfuerzo, que es mantener los estándares de calidad para no perder la certificación, que ha sido otorgada por un periodo de cinco años, explicó Yazbek.

Por su parte el gerente general del aeropuerto, Ricardo Sauerbrey, comentó que en la ejecución de todos esos proyectos de mejora, incluyendo el retiro del caucho que se adhiere a la pista por el despegue y aterrizaje de aeronaves representó una inversión de más de ocho millones de dólares, pero que todo se hizo por la seguridad de las aeronaves y los pasajeros.

“Todo lo anterior lo hemos llevado a cabo exclusivamente con el propósito de garantizar la seguridad operacional de las aeronaves que operan en este aeropuerto, al alcanzar los estándares más altos de seguridad a nivel nacional e internacional lo que nos permite en este día (18 de diciembre) culminar un proceso sin precedentes en la historia aeroportuaria de El Salvador, al recibir el certificado de operador de aeródromo; y de esa manera convertirnos en el primer y único aeropuerto certificado en la región centroamericana”, manifestó.

otros beneficios

Sauerbrey destacó que la certificación conlleva beneficios adicionales para el país como la publicación permanente de parte de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), de que el AIES es seguro integralmente por haber obtenido un certificado otorgado por la máxima Autoridad de Aviación Civil de El Salvador. La certificación como el aeropuerto más seguro del Istmo es uno de los factores que determinarán que las líneas aéreas que ya operan desde y hacia El Salvador continúen haciéndolo y un incentivo para que nuevas aerolíneas inicien operaciones, añadió.

El funcionario destacó también que permitirá mantener la categoría “uno” a nivel mundial, a través de la Administración Federal de Aviación de los EE.UU. (FAA), al cumplir con altos estándares de seguridad operacional. Además abaratará los costos en conceptos de seguros para el aeropuerto y las compañías aéreas que aquí operan, finalizó.

Fuente: texto original Daniel Choto, EDH vía Henry Beltrhan.