El Cessna A-37B “Dragonfly” en El Salvador (Primera Parte: 1982-1992)

Los primeros seis Cessna A-37B “Dragonfly” llegaron a la Fuerza Aérea en Junio de 1982, numerados del 420 al 425, provenientes de la Base Aérea Albrook, Panamá.

dragones

Esta fue una de las formas como EEUU, a través del Proyecto ELSA, intensificó su ayuda militar directamente a la Fuerza Aérea luego de que varias aeronaves fueran perdidas o dañadas producto de un sabotaje perpetrado en sus instalaciones en Enero del mismo año.

El Cessna A-37B “Dragonfly” fue bautizado como “Dragón” (aunque su traducción al español es “Libélula”) por sus pilotos y aerotécnicos. Los “Dragones” entraron inmediatamente en servicio, realizando misiones de combate y a la vez misiones de entrenamiento con los instructores estadounidenses.

olafo

Rápidamente demostró ser una mejor aeronave para el tipo de guerra interna que se desarrollaba en el país y fue así como los Dassault M.D.450 Ouragan y Fouga CM.170 Magister poco a poco fueron perdiendo protagonismo.

Entre 1984 y 1989 EEUU entregó a la Fuerza Aérea más “Dragones” llegando a ser un total de 15, numerados del 426 al 434, pero nunca se operaron al mismo tiempo pues cuatro se perdieron durante el transcurso de la guerra interna.

A37014

De los cuatro perdidos, uno se estrelló durante un vuelo de prueba en Mayo de 1983, otro impactó una antena durante un vuelo de proeficiencia en Marzo de 1987 y los 2 restantes fueron derribados, uno al eyectarse el piloto tras ser herido de gravedad en Noviembre de 1989 y el último al ser impactado por un misil tierra-aire (SAM-7) en Noviembre de 1990.

En 1988 la “Escuadrilla Cuscatlán” fue reactivada, luego de casi 10 años inactiva, con 5 “Dragones”.

a37_001

Para 1992, de 15 “Dragones” recibidos, solamente 10 seguían en condiciones de vuelo. Uno más sufrió un daño estructural durante la guerra, fue reparado por aerotécnicos de la Fuerza Aérea y puesto de nuevo en el aire pero los asesores estadounidenses recomendaron que no volara más y fuera utilizado para repuestos.