La Segunda Brigada Aérea durante la emergencia declarada por la tormenta IDA

El fenómeno “El Niño” es una manifestación climática, que consiste en un cambio errático de los patrones de movimiento de las masas de aire, provocando en consecuencia, un retardo en el movimiento de las corrientes marinas “normales” que desencadenan el calentamiento de las aguas sudamericanas;  dicho calentamiento provoca estragos a escala mundial.  Este año en particular los efectos del Niño sobre nuestro país fueron tan graves, que redujeron de manera significativa la cantidad de lluvias durante la recién pasada época de “invierno”.

Desde que era muy pequeño recuerdo haber escuchado que la estación lluviosa siempre se despide con un “temporal”… Y este año, a pesar del fenómeno del Niño, no parecía ser la excepción.  Por las noticias pudimos enterarnos, desde un par de días antes de ese fatídico fin de semana, de los estragos que estaba causando un nuevo fenómeno natural en la hermana república de Nicaragua, pero nadie se imaginó la cantidad de dolor y destrucción que llegaría en una sola noche a nuestro país, su nombre: Huracán Ida.

El huracán “Ida” sorprendió a todo el pueblo salvadoreño. En una sola noche fallecieron más de 130 personas, quedando también de manera casi instantánea al menos 7000 damnificados.  Pueblos enteros quedaron sepultados por el barro, incomunicados por el colapso de puentes o por la inundación de carreteas y caminos.  Era una situación que no se vivía en el país desde hace más de diez años.  En 1998,  durante el huracán Mitch, en 1998, cayeron más de 400 milímetros de agua en cuatro días, con el huracán Ida, una cantidad similar se precipitó a tierra durante la noche del sábado 07 de noviembre…en tan sólo cuatro horas.

Eran alrededor las 0700 horas del domingo 08 de noviembre, cuando recibí la llamada del Centro de Operaciones, notificándome que se había decretado alerta roja por las lluvias de la noche anterior;  La verdad, en ese instante me pareció extraño, mas aún que en ese preciso momento el sol se elevaba por el este y comenzaba a calentar los que parecía ser un domingo normal;  En fin las instrucciones estaban claras, había que presentarse a la Segunda Brigada Aérea inmediatamente, así en menos de 15 minutos, ya estábamos en camino a la Unidad con otro grupo de pilotos.

Al iniciar el trayecto hacia el Aeropuerto Internacional El Salvador (AIES) se fueron evidenciando los estragos de la lluvia, kilómetro a kilómetro se podían observar los rastros de pequeños aludes de tierra que habían convertido una amplia carretera de cuatro carriles en un inseguro camino enlodado de una sola vía.

Una vez reunido todo el personal, se establecieron claramente cuál sería nuestra misión como Unidad, pudiéndola resumir en tres principales tareas:

1.-    MISIONES DE VUELO.

Tener listas las tripulaciones de relevo, en caso de ser necesario lanzar otras misiones de reconocimiento y mantener la alerta permanente de combate.

Al inicio del día ya habían empezado la operaciones aéreas, con las tripulaciones de alerta en dos aeronaves O-2 (FAS 613 y FAS 621) realizando misiones de reconocimiento en las zonas de Verapaz y el bajo Lempa respectivamente, asimismo, se realizó el briefing general de vuelo, el de seguridad aérea y meteorológico.

2.-    AUXILIO A LA POBLACIÓN CIVIL EN EL SECTOR DE RESPONSABILIDAD.

Conformar los equipos de reconocimiento, rescate y evacuación de los habitantes de las comunidades ubicadas en el área de responsabilidad de la Brigada.

Manteniendo los cuadros de alerta, se conformaron los equipos con oficiales, suboficiales, tropa técnica y tropa de seguridad de bases aéreas, a fin de realizar evaluaciones y evacuaciones principalmente en las comunidades aledañas al río Jiboa, playa las Hojas, Comalapa, Olocuilta, San Juan Talpa y San Luis Talpa y Amatecampo entre otros. A partir de los informes de las aeronaves y las entidades de socorro, fueron enviados cinco helicópteros a realizar evacuaciones en el área comprendida entre las cuencas del río Lempa y el río Jiboa, éstos helicópteros fueron a reabastecerse de combustible a las instalaciones de la Segunda Brigada Aérea (SBA), siendo el primero de ellos en llegar el UH-1H FAS 208… un par de minutos después de su aterrizaje aproximadamente a las 1100 horas, comenzó nuevamente a llover, creando una condición de techo y visibilidad, menor a la permitida para la operación del aeropuerto, a pesar de ello, llegó el resto de los helicópteros.

Una a una las tripulaciones que aterrizaban relataban la destrucción de la cuál habían sido testigos, asimismo las imborrables imágenes de dolor y muerte que habían encontrado a su paso; Una vez los helicópteros fueron reabastecidos se continuaron la operaciones.
En un principio, los equipos abordo de los helicópteros estaban conformados para el rescate de personal civil (y cuerpos sin vida) arrastrados por la corriente, para lo cual se contó con la invaluable colaboración y arrojo de los amigos de la Cruz Roja y Comandos de Salvamento.

En las siguientes salidas, la misión principal fue la de trasladar al personal civil incomunicado por el colapso parcial de la red vial hacia zonas cercanas a los albergues, para ello, no fue necesario llevar rescatistas, así que fue el momento que tomaran su tiempo para descansar y alimentarse.

Imagen superior: Helicópteros aterrizados en la SBA. Imagen inferior: FAS 215 aterrizando procedente de playa Las Hojas, nótese un segundo helicóptero al fondo de la imagen (fotos B7).
Helicópteros aterrizados en la SBA (fotos B7).

Imagen superior: Helicópteros aterrizados en la SBA. Imagen inferior: FAS 215 aterrizando procedente de playa Las Hojas, nótese un segundo helicóptero al fondo de la imagen (fotos B7).
FAS 215 aterrizando procedente de playa Las Hojas, nótese un segundo helicóptero al fondo de la imagen (fotos B7).

Para complementar el trabajo de las tripulaciones de los helicópteros, se incluyó a un oficial de la Brigada; al final del día tuve la oportunidad de viajar junto a un compañero de promoción en el UH-1H 215, pudiendo evacuar a casi 40 personas de la playa Las Hojas hacia uno de los albergues ubicados cerca a la Costa del Sol, volando a baja altura, con lluvia y en condiciones totalmente nocturnas.  Una vez en tierra y luego de hacer los respectivos informes, fue el momento de comentar las actividades de ese día y luego descansar ya que las operaciones  iniciarían nuevamente antes del amanecer.

Lunes 09 de noviembre, el cielo totalmente despejado y la tripulación del UH-1H 292 lista, nuevamente tuve la oportunidad de viajar junto a otro compañero de promoción, oriundo de Chalatenango, durante el reconocimiento desde el sector de Amatecampo (departamento de la Paz), hasta el sector sur de San Juan de Letrán (Usulután), pudimos observar como las aguas habían bajado de nivel, el daño en la red vial y determinar que comunidades habían quedado incomunicadas.

A media mañana, las operaciones de rescate helitransportadas  fueron finalizadas en la zona de responsabilidad de la Brigada, por tanto, todos los esfuerzos fueron destinados hacia el sector del Lago de Ilopango, San Vicente y el oriente del país, por lo que fue necesario que los helicópteros fueran asignados a otros destinos.

3.-    PREPARAR LA BASE PARA LA RECEPCIÓN DE LA AYUDA HUMANITARIA.

Preparar las instalaciones y el aparato logístico necesario para convertir a la Unidad en el centro de recepción de toda la ayuda humanitaria que ingresaría vía aérea al país.   Ésta ultima misión, a pesar de ser la más compleja, fue realizada con sorprendente rapidez y facilidad, la razón para ello es toda la experiencia que ha alcanzado el personal de la Brigada con los fenómenos naturales que han afectado al país en el pasado (Huracán Mitch en 1998, los terremotos del 2001, tormenta Stan en el 2005, entre otros).

Para el medio día del día lunes ya estaba preparado en la Brigada todas las condiciones necesarias para recibir, clasificar, inventariar y distribuir la ayuda humanitaria de países amigos, hacia donde fuera necesario, para lo cual se contó con la ayuda colaboración del personal del Comando de Fuerzas Especiales (CFE) y de todo el equipo de trabajo de entidades gubernamentales: el Ministerio de Salud, Comité de Emergencia Nacional, Protección Civil, Migración, Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma, por mencionar algunas.

Uno a uno se conformaron los equipos de trabajo, considerando los tiempos de descanso en base a la hora de llegada de los vuelos con ayuda.  Lastimosamente no pude conversar con todas las tripulaciones que nos visitaron, pero a parte del agradecimiento por su solidaridad, quiero recordarme de manera cronológica, de la llegada de algunos de ellos:

a.-    Helicópteros de la Fuerza Aérea Salvadoreña.

Presentes desde casi el medio día del día domingo 08 de noviembre… que mas puedo decir, a parte de admirar el profesionalismo, el coraje y la valentía al realizar misiones de vuelo al nivel de la copa de los árboles, con condiciones lluvia y casi de cero visibilidad… También cabe mencionar ésta fue una prueba de fuego, para los helicópteros recién repotenciados, llegando a acumular una increíble cantidad de horas de vuelo en tan corto tiempo sin reportar ninguna discrepancia ni incidente de mantenimiento.

b.-    Boeing 727 de “DHL” matrícula HP-1510DAE con bandera panameña.  Primera aeronave con ayuda internacional en arribar a nuestro país en la mañana del 10 de noviembre.  Transportando cargamento  de la Cruz Roja Internacional, lastimosamente no tuve la oportunidad de conversar con su tripulación.

DHL

B-727 de DHL matrícula HP-1510DAE (foto B7).

c.-    Boeing 727 de “PanAir cargo” matricula HP-1563CTW, ésta aeronave arribó al país en la noche del 10 de noviembre, procedente de Tocumen, realizando un vuelo mas el siguiente día, transportando ayuda humanitaria de la Cruz roja y el Gobierno de España.

Tuve la oportunidad de hablar con el capitán y el copiloto de esta aeronave.  El primer oficial, de nombre Ricardo Ayala,   lamentó que fuera así la manera de conocer al país ya que era la primera vez que nos visitaba, en cambio el capitán, Roberto Ramírez,  ya lo había hecho con anterioridad e increíblemente la primera vez que arribó a tierras cuscatlecas fue el 06 de Octubre del 2005, transportando ayuda humanitaria para los damnificados de la tormenta “Stan”, al mando de otro B-727 de la desaparecida “Panavia Cargo”.[i]

B-727 de PanAir Cargo, matrícula HP-1563CTW

B-727 de PanAir Cargo, matrícula HP-1563CTW (foto B7).

d.-    Boeing 757 de “Arrow cargo”, matricula N-688GX, procedente de Miami, simplemente es impresionante poder apreciar una de estas aeronaves tan cerca; a pesar de las dimensiones y capacidad de carga de este avión, fue tan rápida la manera de cómo se manejó la ayuda que transportaba, que ni siquiera le dio tiempo a la tripulación de salir de la cabina.

B-757 de Arrow cargo, matrícula N-688GX

B-757 de Arrow cargo, matrícula N-688GX (foto B7).

e.-    C-130 de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV) matrícula 3134 “Salto Ángel”, arribó al país un poco pasado el medio día del 11 de noviembre, realizando un segundo vuelo el día siguiente, procedente de la Base Aérea “Libertador”.  Entre algunas características que me llamaron la atención, es que es el C-130 con la cabina mas moderna que he podido observar (glass copckit), a parte de eso el nombre en la su nariz “Salto Ángel”… El comandante de la misión, un oficial con el grado de mayor, al principio bastante reservado, me comentó que cada uno de los C-130 de la FAV llevan pintado en su nariz el nombre de una zona geográfica de su país, en este caso, “Salto Ángel”, es el nombre de la caída de agua mas alta del mundo, ubicada en el estado de Bolivar.

Como otro dato curioso, al piloto y copiloto les llamó la atención los aviones O-2, por lo que fuimos a observarlo de cerca.   Según me comentó el piloto, el nunca había visto en detalle una aeronave así; al observar el interior de la cabina, pudo notar la presencia de mandos duales de control para los motores (aceleradores, paso y mezcla), inmediatamente me consulto:

-“Oye… y este avión tiene dos motores?”

Si mi mayor – fue mi respuesta

-“Mmmm y dónde está el otro?”

Allá atrás – le indiqué

-“No jodás!!! No lo había visto!!!”…

Siendo ese el momento donde se rompió totalmente el hielo.

C-130 FAV-3134 "Salto Ángel" (foto B7).

C-130 FAV-3134 "Salto Ángel" (foto B7).

f.-     ATR de “Aerocaribbean” matrícula CU-T1512, procedente del aeropuerto “José Martí”, transportando a un grupo de médicos desde la Isla de Cuba, quienes se incorporaron a las labores de ayuda humanitaria en el sector de Verapaz.

Aero

ATR de Aerocaribbean matrícula CU-T1512 (foto B7).

g.-    Procedentes desde la base aérea de Palmerola “Honduras”, arribaron a la Brigada 04 helicópteros del Ejercito de los EUA, pertenecientes a la “Task Force Bravo”, para reabastecerse de combustible y transportar ayuda humanitaria, siendo estas aeronaves los UH-60 matrícula  26962, 26956 y 26959 y el CH-47 matrícula 890134.

Helicópteros del US ARMY, asignados a la "Task Force Bravo" (foto B7).

Helicópteros del US ARMY, asignados a la "Task Force Bravo" (foto B7).

h.-    En la tarde del 16 de noviembre, se rompió la tranquilidad de la Rampa Militar, con el característico sonido de los motores de un C-130, en este caso se trataba de la Fuerza Aérea Brasileña, en el Hércules matrícula BRS 2472 al mando del Comandante Mayor de Aviación  Amilton Fernandes Pinheiro Jr. Siendo característica la amabilidad, la sonrisa y un caluroso saludo de todos sus tripulantes desde el momento en que se bajaron del avión.

C-130 FAB-2472 (foto B7).

C-130 FAB-2472 (foto B7).

i.-     Hubo un día particularmente interesante, mas que todo por la cantidad de aeronaves estacionadas en la Rampa Militar.

Aproximadamente a partir de las 1000 horas, ingresaron a las instalaciones de la Brigada, tres aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana, procedentes de la Base Aérea de “Santa Lucía”, en el siguiente orden: Boeing 727 matricula 3504, C-130 matrícula 3615 y el C-130 matrícula 3617, al mando de los siguientes tripulantes: Myr FA PA Daniel Romero Iniesta, Myr FA PA Enrique Javier Garcia Garza y Col. FA PA DEMA Guilleromo Ceja Tores respectivamente.

FAM 727

FAM 615

Imagen superior: B-727 FAM-3504, imagen intermedia: C-130 FAM 3615, imagen inferior C-130 FAM-3617 (fotos B7).

Imagen superior: B-727 FAM-3504, imagen intermedia: C-130 FAM 3615, imagen inferior C-130 FAM-3617 (fotos B7).

Asimismo para la tarde de éste día, nuevamente tuvimos la visita de la Fuerza Aérea Venezolana, en éste caso fue el C-130 matrícula 9508 “Auyantepuy”, siendo ésta aeronave bautizada con ese nombre, en honor al “tepuy” o meseta mas famosa y visitada de Venezuela, “Auyantepuy” significa en dialecto “Pemón”: “Montaña del Diablo”, siendo desde su cima, desde donde se precipita el “Salto Ángel”.

C-130 FAV-9508

C-130 FAV-9508 (foto B7).

j.-     C-130 de la Fuerza Aérea Colombiana, matrícula 1008, que transportó 10.2 toneladas de ayuda humanitaria acopiada por el Instituto de Bienestar Familiar de Colombia.

C-130 FAC-1008

C-130 FAC-1008

Hace falta mencionar por mencionar muchos héroes anónimos, nuevas amistades y a otros gobiernos amigos,  como Japón, Corea de Sur, Estados Unidos de América,  cuya ayuda fue recibida en la terminal de carga del Aeropuerto Internacional El Salvador y que posteriormente fue transportada vía terrestre a la Brigada para su respectivo trámite;  Al final de la jornada, la ayuda manejada en la Unidad, fácilmente superó los 300,000 kilogramos de peso.

En resumen, esta fue parte de las actividades realizadas en la Segunda Brigada Aérea durante el período de duración de la emergencia nacional.  Tenemos la satisfacción de haber ejecutado las operaciones de vuelo ordenadas (por razones obvias en menor cantidad que las realizadas por el Escuadrón de Helicópteros), haber auxiliado y evacuado a la población civil en el sector de responsabilidad y el haber manejado de manera eficiente toda la ayuda humanitaria enviada por países amigos vía aérea, como muestra de solidaridad con las victimas de la tormenta Ida.  Siendo mucho más importante aún llevarnos la satisfacción de haber coadyuvado al esfuerzo nacional para con las victimas de este fenómeno natural.

B7._

Archivos fotográficos del autor.
Todos los créditos de las fotografías pertenecen al autor.